García.Márquez
García.Márquez
Home
Cuentos
Libros
Entrevistas
Artículos
Gerencia.cultural
Nórdicos
Enlaces
Trompas
Articles.in.english
Chile comic
García.Márquez
Neruda
Storni
Coloane
Hemingway
Huidobro
Pancho i Malmö
Gabriel García Márquez (1928- )
Y la increíble y triste historia del náufrago
Imagen


Es la primavera de 1957 y el escritor colombiano Gabriel García Márquez -28 años- flanea feliz e indocumentado por le bulevar Saint Michelle de París. De pronto, al otro lado de la calle, ve a Ernest Hemingway (que aún creía que París era una fiesta).
-¡Maaaaestro!, le gritó.
-Adiooos, amigo, les respondió el maestro.
García Márquez lo admiraba desde que leyó El viejo y el mar. El año 1953 el colombiano era un vendedor de libros sin éxito, y estaba con cuarenta grados de calor en un hotelucho de Valledupar -cuya cuenta, por demás, amortizó con libros. No le importó el abrasador calor tropical: la lectura en el número 7 de Life en español "fue un taco de dinamita". Le impactó el estilo sencillo y elegante de narrar. Sobre todo le gustó el escritor vivencial: ";Para llegar a ese pescador temerario de El viejo y el mar, el escritor había vivido media vida entre pescadores; para lograr que pescara un pez titánico, había tenido él mismo que pescar muchos peces, y había tenido que aprender mucho, durante muchos años, para escribir el cuento más sencillo de su vida".
Ahora saben los biógrafos que García Márquez aplicó con excelencia los truquillos formales del relato corto de Hemingway, en un reportaje superlativo, El relato del naufrago.
El naufrago, Luis Alejandro Velasco -20 años-, llegó solito al diario El espectador de Colombia. El director lo mandó a hablar con el reportero estrella, Gabriel García Márquez, que lo entrevistó en largas sesiones y reconstruyó día a día la espléndida historia. Velasco formaba parte de la tripulación del Buque Caldas, de Colombia. Unico superviviente de un accidente en que ocho marinos cayeron la mar del Caribe. Estuvo 10 días a la deriva en una mugrienta balsa sin comida ni agua. Vivió toda la soledad y la angustia, la angustia y la sed que muchos hombres sedentarios no viven en toda su vida. Bregó con las olas, con el mando de la balsa, con los tiburones y -para no perder el juicio- con el control de su mente. La verdad sobre su aventura se publicó bajo el original titulo de "La verdad sobre mi aventura", en catorce capítulos del diario, escrito en primera persona y publicada con el nombre del náufrago. El relato es encantador, y si yo fuera pomposo diría que es una magistral síntesis de periodismo y literatura.
Tuvo un éxito morrocotudo: la gente ama la desgracia ajena con final feliz. Fue un suceso.
Todos risueños.
Menos uno: el déspota colombiano, el general Gustavo Rojas Pinilla.
Cómo ustedes saben, queridos lectores, no se puede bromear con un dictador militar.
Luis Alejandro Velasco se había convertido -a sus veinte años- en un héroe nacional, condecorado por el dictador, nombrado hijo ilustre, usado en los reclames publicitarios de jabones y detergentes y -qué mejor- mimado y besado por las reinas de belleza.
Un suceso. Una estrella. Un diamante.
Pero.
El náufrago, (aquí viene lo sabroso), la embarró solo. ¿Por qué?
Porque le contó al reportero estrella que el barco militar no había sido objeto de una tormenta. Simplemente las cargas de contrabando que traía el barco militar -neveras, televisores, lavadoras- se soltaron por un bandazo del barco y cayeron con ocho tripulantes al agua.
Entonces, el marino condecorado, el héroe nacional, le hijo ilustre, el ícono publicitario, el diamante, cayó del pedestal de la gloria y le pegaron una patada en el poto: lo echaron de la marina.
-Te me vas!, le dijeron.
Ya ven que no se puede bromear con un dictador militar.
El náufrago había develado una bacteria latinoamericana que no hay que jamás develar: la bacteria de la corrupción.
Como ya se entenderá, García Márquez, Gabo, para los amigos, también tuvo aprietos con los corruptos del matute de neveras, televisores y lavadoras; La mitología dice, y yo lo repito aquí, que García Márquez salió a un exilio forzado a París por su relato del náufrago.
Sus amigotes eran esos camaradotas que uno siempre recuerda con cariño: le hicieron una estirada fiesta de despedida. La parranda fue tan dilatada que al otro día, por razones obvias que no vale la pena detenerse, García Márquez no escuchó el despertador, se quedó dormido y perdió el avión. Pero, afortunado, el avión se echó a perder y se detuvo en Barranquilla y aprovechó de despedirse de sus otros compañerotes en el bar El Cuervo.
También tuvo una despedida dulce como la miel: se encontró con su eterna novia: Mercedes, la hija del boticario. Con la cara larga y esos ojos de látigo que usan las mujeres cuando están enfadadas –le dijo que no le importaba.
-No importa, Gabito, yo te espero.
Creo que algo parecido debe haber dicho la enamorada.
En parís vivió en un piso séptimo. En realidad, era una buhardilla del averiado hotelucho Flandre, del Quarter Latin, que ya estaba poblado de sudacas pobres e indocumentados. Así era. En París, el escritor, futuro Premio Nóbel, futura estrella de las letras: sin trabajo, escribiendo novelas de noche, luchando para conseguirse una botella de vino y un plato de spaghetti y haciendo una movida bohemia entre turcos, franchutes y sudacas. Un patiperro en una ciudad de patiperros.
Fue en esos días de primavera en que patiperreaba por el bulevar Saint Michelle que vio al maestro de 59 años (que aún creía que París era una fiesta) y le gritó maestro. Y el maestro le gritó adioooos amigo.
Ambos ya habían escrito una obra marina: El viejo y el mar y El relato del Naufrago. Hemingway hace poco que ya había ganado el Premio Nóbel en 1954, y García Márquez lo recibiría en 1982.
Año 1982. Recordemos: ese año fue al barrio viejo de Estocolmo, la gamla stan, a recibir de las pálidas manos del pálido rey Karl Gustav, el Premio Nóbel, vestido con una guayabera blanca. Ese mismo año se enfrascó en una enojosa disputa con el naufrago.
Flash back o la crónica de un juicio anunciado: en marzo de 1970 se publicó en forma de libro el relato del naufrago con el original título de Relato del Naufrago, bajo la firma de García Márquez. García Márquez le relegó los derechos de autor a Velasco, porque "hay libros que no son de quien los escribe sino de quien los sufre". Desde marzo de 1979 hasta diciembre de 1982, los derechos de la edición castellana le llegaron puntualmente al naufrago.
Pero en 1981 García Márquez leyó una nota en el diario que lo sobresaltó. Se anunciaba la posible realización de una película con el relato del naufrago. Se trataba de una coproducción colombiana-italiana, y daba como posible director al cineasta italiano Francesco Rossi y como protagonistas a dos superstars: Arnold Swazeneger y a la divine Kim Bassinger.
Un testigo afirma que el rostro del escritor cambió de expresión.
-Esa película yo nunca la he autorizado, ni la autorizaré, jamás, dijo enfáticamente, remarcando la palabra jamás.
Se notaba que el escritor estaba en sus tiempos de cólera.
A partir de ahí, los derechos de Luis Alejandro Velasco se detuvieron.
"En un momento en el que todavía no podía vivir de mis libros, decidí -por una razón humanitaria- entregarle a Velasco el dinero producto de la venta del libro. Así se hizo hasta que un abogado instó al marino a pelear por los derechos. Es decir, a tener la propiedad intelectual del relato, para poder negociar a su antojo con él, y venderlo, por ejemplo, a un productor de cine o a uno de teatro".
"Me pareció una respuesta poco cortés a la generosidad que había tenido con él. Fue un abuso que no estuve dispuesto a aceptar y, por eso, suspendí la publicación del libro".
Velasco se quejó. "Me da tristeza ver cómo la palabra de un hombre tan importante como García Márquez no se cumpla. Gabo no hubiese podido escribir el libro sin mi concurso, pues en el libro hay léxico mío en un 60 o 70 por ciento".
Luis Alejandro Velasco, como buen marinero, se fue a las manos y resolvió demandar a García Márquez. En febrero de 1944 los jueces finalmente fallaron a favor del escritor. Ahora era el único dueño de los derechos de autor del libro.
El naufrago en su laberinto, por segunda vez, la había embarrado solo.
Desgraciadamente, todos tenemos que morir algún día y el naufrago murió en agosto del 2000.
El naufrago, que estuvo tirado diez días en una balsa, estuvo ahora más de diez meses tirado en una cama a causa de un tumor.
Moribundo, Velasco hizo su mea culpa y pidió excusas públicas al escritor. "Quiero dejarlo muy claro: ahora estoy arrepentido. Le pido perdón a Gabo porque considero que perjudiqué su imagen. Fue por eso que me quitó los derechos. Espero que sea el momento para que las regalías que tú me has cobrado por tanto años me ayuden en los gastos que no sufraga la sanidad de las Fuerzas Militares de Colombia", dijo el hombre que sobrevivió diez días en una balsa sin agua ni comida en el mar del caribe.
Entonces, finalmente, murió.

(Publicado en Escritores y el Mar por Ecoceanos, Santiago, Chile,2002)