Entrevistas
Entrevistas
Home
Cuentos
Libros
Entrevistas
Artículos
Gerencia.cultural
Nórdicos
Enlaces
Trompas
Articles.in.english
Chile comic
García.Márquez
Neruda
Storni
Coloane
Hemingway
Huidobro
Pancho i Malmö
Omar Perez Santiago
YO NO SOY POLICIA, SOY NOVELISTA
Omar Pérez, autor de la novela-cómic "Negrito no me hagas mal".
Por José Miguel de Pujadas, Revista Universitaria, mayo 2000

IRONIA Y SEDUCCIÓN EN EL DESTIERRO
El escritor Pancho Pérez habla de sus memorias vividas en Suecia
Loreto Novoa, La Epoca, 26 de febrero de 1993

ENTREVISTA A ESCRITOR SIN DRAMAS DE EXILIADO
Fanático de los viajes, las mujeres y la literatura.
F. Torrealba, diario La Tarde, 6 de abril de 1992

L´ENFANT TERIBLE DEL EXILIO CHILENO
Revista Marusia, mayo de 1990.



Imagen
YO NO SOY POLICIA, SOY NOVELISTA
Omar Pérez, autor de la novela-cómic "Negrito no me hagas mal".

Por José Miguel de Pujadas, Revista Universitaria, mayo 2000
La reciente aparición de "Negrito, no me hagas mal", la segunda novela de Omar Pérez (47) presenta la novedad de ser quizás la primera novela-cómic escrita en Chile aunque posiblemente, el interés por leerla no radique precisamente en esa caracterítica, sino en lo que en ella se cuenta, entre metáforas y juegos de palabras, respecto de algunas figuras del desaparecido canal 2. Su autor señala que, de todoas formas, "cualquier parecido con la realidad es sólo coincidencia."

¿Cuál era tu pretensión al incorporar la semiótica del cómic en tu novela?

Lo que quiero es acercarme al público. Creo que la gente joven -que son los grandes lectores de literatura- son también grandes lectores de cómic y de obras visuales, ellos son capaces de entender perfectamente una novela cubierta de onomatopeyas y globitos, es un código bastante elemental. Lo que yo quiero es acercar al público, hacerlo entender que la literatura es un artificio, que tiene aspectos lúdicos, que no es una tontera espesa sino un juego, una propuesta que cualquiera se puede hacer. Creo que esta es la primera novela-cómic que se ha hecho, por lo menos en Chile. Enrique Lihn hizo algunos ejercicios. Nicanor Parra de pronto dibuja corazones con globitos que hablan y eso se asemeja un poco al lenguaje visual. Uno de niño aprende a leer con cómics. Yo por lo menos aprendí con Condorito y Mampato.

Entremos en terrono, directamente, ¿Qué tan ficticia es tu novela?

Bueno, como toda novela incorpora elementos de la realidad y arma personajes con distintos rasgos de personas diferentes. Evidentemente tiene un cierto paralelo con la sociedad chilena de los ´90 y con un cierto tipo de juventud.

¿Fuiste testigo presencial de algunos de los hechos que narras, te los contaron, los confirmaste o más que nada éstos tienen que ver con tus fantasías y deseos?

Algunas historias creo haberlas vivido personalmente. Otras son de cosas que he escuchado y otras las he inventado inspirándome en el cine y la literatura. Entiendo tu pregunta en el sentido de que lo que hay -y lo voy a decir directamente- es un homenaje a una generación de jóvenes que en los ´90 se dispusieron a crear un proyecto de comunicación audiovisual muy interesante en el país y que finalmente fueron derrotados. Yo quisiera que en términos del contendio mi novela se entendiera como un homenaje a esa gran generación de hombres y mujeres muy valientes de este país que no quisieron jugar con las reglas típicas de la TV chilena y que hicieron grandes aportes en ese sentido.

El recurso del ocultamiento parcial de nombres de personas y lugares bajo otros de todas formas reconocibles, ¿es una manera de decir cosas sin hacerse responsable directo?

No. Los personajes siempre deben tener un grado de ambiguedad con la realidad. La novela es la construcción de un mundo propio que se va a leer en muchas partes sin saber quienes son los supuestos personajes reales. Cuando una novela tiene ambiciones de ser tal esas cosas no deben tener mucha importancia, ni en el tiempo ni en el espacio. Por lo demás, no deseo tener conflictos con nadie desde el punto de vista práctico real.

Colocándote en un escenario extremista, ¿no tienes cierto temor a que alguna de las personas aludidas pueda sentirse ofendida por las situaciones en las que tú las colocas, sobre todo cuando el límite entre la ficción y la realidad puede parecer demasiado difuso? Te lo pregunto espefícamente por la relación seudo-lésbica en la que sitúas a Consuelo Saavedra con su vecina.

La gente de esa generación fue super irreverente y sentaron en el columpio a medio país. Y creo que tienen el humor suficiente como para aceptar que de repente alguien sea irreverente con ellos. Además, su privacidad ya es pública. El recurso de asemejar ciertos personajes con personas reales es el riesgo que corre cualquier figura pública, lo que pasa es que en este país ese recurso no se usa mucho, por ejemplo, Borges,y en el mundo se han construído novelas con Presidentes de la República o dictadores o películas en donde incluso los ridiculizan y nadie podría decir que se van a ofender por eso.

Pero el hecho de que alguien sea figura pública, ¿justifica hacer pública su intimidad o sembrar dudas al respecto de ella, por mucho que digas que se trata de un recurso novelesco y por lo tanto ficticios?

A ver...primero que nada, cuando tú dices que el personaje principal se asemeja a la Consuelo Saavedra es una suposición tuya...

Perdón, pero a partir de tu descripción está claro que es ella: una periodista joven, talentosa, conductora del programa noticioso "El Latido" del canal Sound&Pop"...

Sí, pero hubo varias otras...bueno, yo sé que esto puede causar un poquito de estupor respecto de este tipo de cosas. Hay gente que lee novelas buscando asociaciones directas. Me han dicho que en "El Mercurio", en donde es editor Felipe Bianchi, esposo de Consuelo Saavedra, ha habido mucha reticencia para hablar de este tema públicamente. De hecho yo he sido entrevistado por un periodista de "El Mercurio" y este tema no ha sido tocado.

¿Hiciste algún trabajo de investigación para escribir esta novela?

La escribí durante muchos años, pero no te podría confirmar si la Consuelo Saavedra tuvo o no un affaire con su vecina, no me consta. Alguien tendría que averiguarlo, si es que tiene alguna importancia, y preguntarle directamente a ella. Porque yo no soy policia, soy novelista. No estoy aquí para denunciar a nadie respecto de sus hábitos. Yo construyo personajes, no es mi interés andar denunciando infidelidades de personas reales. Creo que para eso están las revistas del corazón y una sub-literatura que se dedica a esto.

¿Y no piensas que tu trabajo puede dar para ua serie de comentarios y chismes propios de ese tipo de revistillas? A lo mejor caíste en lo mismo o, al menos, te acercarste a eso peligrosamente.

Insisto. Las novelas siempre son cahuines privados de los personajes. La novela no es sociología, habla de gente que bebe, que folla, que es desleal. Los personajes de alguna manera tienen que ser pecadores, o si no la novela sería un tratado de vida ejemplar.

¿Podría catalogarse tu obrar como la historia jamás contada del canal 2?

Es la historia de un canal de TV de los ´90 que intentó hacer otro tipo de TV, nada más.
IRONIA Y SEDUCCIÓN EN EL DESTIERRO
El escritor Pancho Pérez habla de sus memorias vividas en Suecia

Loreto Novoa, La Epoca, 26 de febrero de 1993
Se ve tranquilo, como si le gustara darse tiempo para hacer sus cosas. habla pausado, como si sintiera la necesidad de pensar bien cada palabra antes de decirla...y escribe mucho. Afirma que siempre lo ha hecho. Aunque dice ser un mal poeta, ha podido incursionar en otros géneros: publicó una novela Malmö es pequeño; tiene también dos relatos que en Suecia los llevaron a cortometrajes, El Deber y La Novia de Borges, además de la traducción de poemas de jóvenes suecos que más tarde se presentaron en Chile.
Ahora la editorial Aura Latina lanzó sus memorias. Irreverentes, a veces irónicas. Son las Memorias eróticas de Pancho Pérez, uno de los tantos exiliados que tuvo este país para el 73.
Sin embargo, el escritor no se queja: "Perder un amor es igual de doloros tanto aquí como en Suecia. Estar exiliado no es impedimento para que uno siga su porpia vida. Es uno de los castigos más serios y terribles que pueda sufrir un ciudadano, pero la visión que existe del exiliado es parcial... Cortázar decía que el destierro se puede considerar como una beca; positivamente, y yo lo miré así"
En Suecia, el país que lo acogió una vez que la Emabajada de Venezuela decidió enviarlo tras haber estado asilado en ese lugar, estudió e hizo clases de castellano. En Chile, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Chile y luego realizó un postgrado en la Universidad de Lund.

Acotaciones del escritor

"...Siento que he sobrevido una vez más y entonces puedo volver sobre mí mismo, en paz. la naturaleza humana, superticiosa y obsesiva, no me atormenta. Camino al bar, reflexiono superficialmente sobre la sicología de la mujer para descifrar comportamientos. Según una vieja leyenda hebrea, Lilith, la primera mujer sobre la tierra, para vegarse de la nueva mujer de Adán, le instó a probar el fruto prohibido..."

¿Cómo surge la idea de escribir estas memorias?

-Bueno, varios de los relatos del ya habían sido publicados en revistas. Los escribí en una época en que era feliz. Bastante feliz. Me había adaptado bien, pensaba que la vida funcionaba. Y de esta forma fueron surgiendo las ideas de este Pancho, al cual le fui prestando recursos biográficos que me parecían leíbles y entretenidos.

¿Y cómo está el Pancho que vino de regreso?

Está contento, en general, de lo que pasa acá, de estar acá.

¿Cuál es la razón de haber escogido un título tan autoreferente, tan polémico?

Hay dos grandes mitos detrás de estas memorias eróticas: primero está el mito de las suecas, creado por el cineasta Ignmar Bergman con su película Verano con Moníca, que nos ha dado a los latinoamericanos la idea de que las suecas tiene una forma de penser frente al sexo más relajada y, a su vez, las suecas tiene la idea de que nosotros somo el "Latin lovers", referente de otro cine, la películas de Rodolfo Valentino. Son mitos que están en la imaginación colectiva de los pueblos, y cuando se juntan, se puede construir cosas explosivas.

¿No le molesta aparecer tan íntimamente ligado a los realtos?

Yo le he puesto un envase al personaje, algo medio esquizofrénico. es un desdoblamiento natural, no me molesta; al contrario, ¡me encanta! Ya lo ha hecho tanta gente, por lo demás. Borges, por ejemplo. Es propio de la literatura. La diferencia entre el autor y el narrador es básico en la literatura. Pienso que es el narrador el que habla de sus intimidades, yo sólo le he prestado algunas cosas mías.

¿Cuál cree que es el limite entre erotismo y pornografía?

Especificamante mi libro no es pornografía. El erotismo es un placer por la vida. Los relatos pueden ser leídos por todos quienes hayan amado alguna vez.

¿En su libro comunmento habla de los "los chilenos". ¿Cómo los veía desde Suecia?

Tengo mucho cariño por "los chilenos". Lo que yo escribo es ironía. Creo que lo que aprendí viviendo allá fue lograr tomar distancia, porque somos sentimentales. Es un mecanismo de sobrevivencia a la soledad.

También podría vislumbrarse, en algunas de sus historias, un dejo de querer justificarse. ¿Siente que debe probarse y mostrarse ante el resto?

¿Algo como reafirmarme? eh, sí; el relato está construido como eso: hablar de los demás, es como una copucha, decir: "yo voy a hablar mal del resto para que piensen que no soy tan malo". En todo caso, no hay resentimiento, sino más bien, ironía.


ENTREVISTA A ESCRITOR SIN DRAMAS DE EXILIADO
Fanático de los viajes, las mujeres y la literatura.

Omar Pérez Santiago, escritor y guionista de cine. Chileno residente en Suecia. Está de visita en nuestro país para lanzar al mercado su libro 'Memorias eróticas de un chileno en Suecia" que a pesar del sugerente titulo, no tiene que ver con las experiencias sexuales del escritor sino que es un intento por escribir originalmente las fantasías que su imaginación le dicta.
"Me encanta la literatura erótica y los personajes de Bukowski y Henry Miller", nos dice. Con relación al público que lee actualmente (en Chile), señala que detecta temores en lo que se refiere a innovaciones literarias que es típico del mundo teñido de provincialismos, sin que esto tenga que ver con que las obras Sean buenas o malas, sino más bien con los prejuicios contra los que se enfrentan los escritores.

ALBOROTO EN EMBAJADA
Entretenidísimo este chileno que en el año 1978, llegó haciendo un verdadero alboroto a una fiesta de gala de la Embajada venezolana. "Era una fiesta de diplomáticos donde estaban invitadas personajes muy selectos de la vida política y cultural. Todos vestidos de fiesta. Nos vimos en la obligación de falsificar invitaciones y conseguir ropas adecuadas, para finalmente poder instalamos en el centro del salón y gritar muy fuerte que éramos perseguidos políticos por e! Régimen de Pinochet. El escándalo que se formó fue de grandes proporciones y nuestra preocupación se hizo más intensa cuando el cuerpo de seguridad comenzó a moverse alrededor de nosotros. En ese momento el Embajador de Venezuela se nos acercó (éramos 4 personas), y nos dijo: ' Acompáñeme si no quieren que llame a la policía".

RUMBO AL EXILIO
"Nuestra familia y amigos cercanos habían sufrido mucho todo lo que significó la represión y sólo nosotros pudimos salir asilados a través de Venezuela. A pesar de que teníamos visa para Suecia, no podíamos acercarnos a nuestro objetivo. Estuvimos escondidos varios meses antes de poder trasladarnos".
"A partir de ese momento Hice muchas cosas en ese país, donde la barrera idiomática al principio parecía insalvable; en todo caso salí de Chile con el egreso de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Chile y con estudios de Master en Historia Económica que hice en la Universidad de Lund, esto me dio la posibilidad de trabajar como profesor, traductor de poesía sueca y como periodista cultural en Malmö, ciudad donde resido."

FALTAN EDITORES
"Desde que decidí escribir, por necesidad de comunicar, mis obras han quedado muchas veces inéditas simplemente por pudor literario o por falta de editor. En este momento, en Chile me publicará la editorial Aura Latina.'En Suecia he hecho también como parte de mi creación varios guiones de cine en los que rescato 'El deber" que fue interpretado por actores suecos el año 90, basado en una de mis novelas inéditas; y el guión de la película para la T.V. titulado 'La novia de Borges" que se centra en el amor platónico, frustrado. También está la novela 'Malmö är litet" del año 88"

AMQRES,AMQRCITOS Y OTRAS "YERBAS"
"En cuanto a mi vida privada, he amado mucho pero me hubiera gustado que me hubiesen amado más de que lo me han amado. Soy soltero por convicción, lo decidí hoy y pretendo mantenerme en esta situación hasta !los 60 años. Pregúntame después de ese tiempo que pasó".
"A pesar de mi soltería tengo 2 hijos que están en Suecia, Claudia de 12 años de madre chilena y Gabriel un nene de 2 años de madre sueca que en él fondo son mis grandes amores y uno de buenos motivos que me mantendrán siempre cerca de Suecia".
"En cuanto a mis convicciones políticas, soy un poco producto de la situación que golpe tan duramente a nuestra generación, lo que en ciertos aspectos mi personalidad se ha desarrollado un tanto voluble. A pesar de esto me declaro independiente aunque no sé que tanto pueda ser independiente una persona en cuestiones políticas. En todo caso lo que noto en este país es un proceso interno de vital reencuentro consigo. Creo que el proceso tendrá éxito a pesar de 10s problemas.que deba remover porque evidentemente aún no se cumplen todas las condiciones para que califiquemos en términos de democracia plena.
Creo que hay muy buenas intenciones y una gran fuerza que va a permitir lograr regular definitivamente lo político.
Encontré mucha afabilidad, menos violencia en el ambiente, aumento increíble de la tolerancia y gran interés por la vida cultural.
Creo que una fuerte política cultural ayudaría a superar lo pechoño del pueblo chileno."
"En el horóscopo chino soy serpiente y Tauro en el occidental". No. No es que crea a pie juntillas en la astrología, pero considero que igual es en alguna medida búsqueda de conocimiento y eso la valida."

... ESCRITORES,LA POLITICA y LA SERENA

"De los escritores chilenos que destacaría sin titubeos nombro a Donoso, lo más grande, que a pesar de lo retorcido de su estilo es de excelente calidad. No olvido tampoco a Isabel Allende, que ha sido muy criticada por algunos escritores que sólo muestran amargura a través de su critica y están llenos de ideas oscuras y estancadas, pero igual doña Isabel llenaba todos los teatros suecos en cada una de sus presentaciones.
De mi generaci6ni pienso en Marco Antonio de la Parra y Jorge Calvo que son estupendos y ágiles de mente. No opino lo mismo de la generación del 60 que puso un techo sobre sí que oscureció su creatividad, a pesar de esto el mejor de ellos es Skármeta.
En Chile noto una enorme actividad cultural y en La Serena especialmente un gran interés por las letras. La Serena tiene un público potencial para ser tribuna de un escritor, porque es gente culta
'No me gusta la palabra retornados para definirnos porque nosotros no volvemos a nada pasado, sin0 que encontramos un Chile nuevo y positivo además de que echamos profundas raíces en el exterior. Personalmente con Suecia mi vida afectiva marcó mucho mi vida. Vivo sin conflictos típicos que afectan a los exiliados ya que se me dieron muchas posibilidades de desarrollo.

SOCIALDEMOCRATA
En Suecia me siento muy cercano a la social democracia que es el partido de la clase obrera a diferencia de esta colectividad en Chile que es muy elitista porque agrupa a "intelectuales"
En Europa hay una fuerte corriente conservadora principalmente a causa del fracaso de las ideas izquierdistas desadaptadas.
Quiero mencionarte también que el motivo de mi visita a esta ciudad, aparte de volver a ver a amigos muy queridos, tuvo como objetivo visitar la tumba de Gabriela Mistral. No te extrañe, cuando visito Praga voy a ver los lugares que fueron importantes en la vida de Kafka. Es una cosa extraña lo que nos lleva a estos lugares, algo casi inconsciente.
Encuentro la ciudad de La Serena maravillosa arquitectónicamente hablando, también el clima, el paisaje, la tranquilidad, la amabilidad y otras cosas que me decidirían a elegirla si es que me vengo a Chile.

Puede ser que la causa sean las fuerzas magnéticas de estos lugares y creo que hay que sacarle partido porque hay un gran interés entre los europeos por conocer estas latitudes.
Mientras tantos trataré de seguir poniendo “el diablo en la muralla” con mi literatura erótica, única manera de conocer a las mujeres que son el centro de mi obra

F. Torrealba

L´ENFANT TERIBLE DEL EXILIO CHILENO
Revista Marusia, mayo de 1990.
   
 
Hablar bien o mal, pero hablar del escritor chileno Pérez santiago, fue un hobby a la moda en Malmö, la ciudad en la que reside desde 1978. Buscado por la dictadura de Pinochet ingresó, junto a otros perseguidos, a la embajada de Venezuela en Santiago vestido de gala y con invitaciones falsas a la fiesta diplomática. Allí, para sopresa de todo el cuerpo diplomático reunido, pidió asilo político. Amante de la controversia, escribe artículos periodísticos en sueco, ha publicado una novela en sueco y ha escrito un guión de cine que se filmó en Suecia. Sus cuentos, con el humor e ironía que aparentan un divertimento, ha sido publicado en diferentes antologías y revistas. Una anotología de joven poesía sueca, que él ha traducido al español aparecerá dentro de poco.

¿De dónde sale Pancho Pérez Santiago?

De la calle Ureta Cox de San Miguel, en Santiago. Nací el año 1953. Mi padre, obrero orgulloso, fértil como mi madre. Parieron mis seis hermanos. Me llamo Omar, como mi padre y no Pancho. Pancho es un seudónimo. La historia del seudónimo es un poco larga. Luego estudié en el Colegio Claretiano y egresé de la escuela de Ciencas Políticas de la Universidad de Chile.

Jesús Ortega dice que tú eres el niño terrible del exilio chileno. ¿Qué opinas?

A Jesús lo estimo mucho, por eso le digo siempre lo que pienso...

Pero a ti te gusta realmente provocar...

Mira, me ahogan las camarillas, las mentiras acomodaticias y me agravia decir cosas o guardar silencio por convivencia. El autoritarismo nos coloniza y se dicen cosas por cobardía. No me gusta la uniformidad. Y ha habido mucha! Hay que estar un poquito contra la corriente para no aceptar convencionalismos.

Tú estás bien adaptado a la sociedad sueca, escribes en los diarios, animas veladas culturales en sueco, haces programas de radio, das charlas. ¿Cómo se logra eso?

El exilio es una beca, decía Cortázar. He vivido como si me fuera a morir aquí. No me asusta. Los escritores deben viajar, aprender idiomas, acostarse con una rusa y una americana, ojalá con las dos juntas, menage a trois cultural y carnal. Pero en los gethos de exiliados chilenos de los suburbios de las ciudades de Europa se hablaron las mismas cosas durantes 15 años, sostenían los mismos prejuicios políticos y culturales. O se juntaban por ahí a quejarse de la vida, a lamentarse o a criticar injustamente a los que algo nuevo hacía.

Puede ser entendible que los exiliados sufrieran...

Sí, sí, el dolor de todo lo sucedido, pero la vida continúa...! Y durante los 80 han pasado cosas culturalmente importantes.

Escribes en sueco, has hechos antologías, cuyo título fue rayado en toda la ciudad

Fue un grupo de muchachas que les pareció que el título de un texto mío "Malmö es un bunker de eremitas calientes", era simpático. Lo copiaron y lo distribuyeron durante el festival de Malmö

Has escrito una novela en sueco "Malmö är litet", ¿cómo es eso de escribir en otro idioma?

Es una tarea casi imposible

¿Y por qué entonces?

Bueno, romper el aislamiento quizás. Además es una historia sobre la elite cultural de Malmö.

¿Y la literatura latinoamericana en Suecia?

Los suecos creen que los latinomaericanos escriben sólo como García Márquez y sus epígonos. Alguien administra el realismo mágico en Suecia.

¿Y la literatura en Chile?

Hay buenos y originales prosistas de mi generación: Marco Antonio de la Parra, Roberto Rivera. Hay algunos más aburrridos que el invierno sueco. Pero la generación que empezó a publicar los ochenta comenzará a instalarse en los ´90.

¿Qué crees que se necesita entonces?

En Chile ha comenzado una apertura política en marcha para desmontar la dictadura, falta la gran "Movida" chilena, una revolución cultural que interprete los deseso de vivir y convivir, ganas de estar en la calle, hablar, amar, expulsar quince años de dureza, aprender a quererse a sí mimos de nuevo, a insertar la cultura chilena en los nuevos marcos internacionales. La "movida" chilena debe desmontar, con arte, cultura, el autoritarismo. Los chilenos deben sacarse el terno gris. La literatura debe estar a la altura de los tiempos. Hay que escribir para los democrátas, osea, la gente que no tiene miedo, que sabe reírse de sí misma. Abrir los microcosmos intelectuales. No se puede seguir acusando a la dictadura de la trama cultural del presente. Además, hay una clara relación entre el lenguaje y la estrutura de poder. La dictadura construye uns sistema de símbolos, de lenguaje, de sus clichés. Son las visiones oficiales. Sin embargo, la oposición ha producido, durante todos estos años, sus propios clichés. Al fin, se mete en el juego, usando retórica reactiva, defensiva. Hay que estar fuera de esos códigos y a las élites políticas hay que criticarlas para que hagan las cosas mejor, no chuparles las medias. Hay que mantender la independencia. Además, veremos ahora sin dictadura, males de esta sociedad que existían antes de Pinochet: el compadrazgo de los poderosos, la envidia de los mediocres, el cortoplacismo de los arribistas, etc.

¿Ves con optimismo el futuro de la sociedad chilena...?

Lo más dificil es lograr en un mundo de pluralidad y diferencia una normativa que no sea dogmática ni injusta ni arbitraria. Luego no me gustaría que los chilenos fueran pechoños y beatos. Qué los políticos hagan lo suyo, que sean responsables y serios, pero a la gente no se le puede pedir la disciplina de una escuela primaria o de una parroquia.

¿Has echado de menos Chile durante estos años de exilio?

Vaya, a mis padres, mi familia, mis amigos y el vino barato. Luego el calor me asfixia, el smog me irrita, los cantantes de micros me dan pena, los cuéscos cabrera me dan diarrea y los pitucos y la siutiquería me agreden. Hay tanto tonto que se cree superior! Aparentan lo que no tienen. Pero, las mujeres chilenas son riquisímas. Las chilenas tienen una coquetería infantil que conquista a cualquiera. Se empiezan a reir y contagian a medio mundo. A parte de eso, no creo en la nostalgia de la infancia, en querer obsesivamente volver a las raíces, a la esencia.
.